Facebook


La vida en la Antártida
2022-05-02

Por el Prof. DAA. EDB: Gustavo Adolfo Lezcano



La vida es el acontecimiento fundamental de nuestro planeta. En cada uno de los ambientes marinos y continentales, millones de seres se han acomodado a las cambiantes condiciones del clima, del terreno y de la presencia de otros organismos. Estas adaptaciones van formando asociaciones características en cada lugar y así la vida va tejiendo una delicada trama de complejas relaciones, siguiendo el impulso milenario de la supervivencia. Lo que hoy se conoce como el continente blanco presentaba una fisonomía muy distinta de hace 65 millones de años, durante la transición entre el período Cretácico y el Paleógeno, el clima de la Antártida era templado, predominaban los ambientes marinos poco profundos y existía una gran diversidad de peces. 


El límite exacto entre ambos períodos geológicos fue determinado por una extinción masiva que la teoría clásica atribuye al impacto de un meteorito en la península de Yucatán, en el actual territorio de México, que afectó a las biotas, es decir a los conjuntos de organismos vivos terrestres y marinos característicos del Cretácico y generó entre otras cosas la desaparición de los dinosaurios no avianos, es decir sin plumas y los grandes reptiles voladores. (Cione, Santillana, Gouiric-Cavalli, Hospitaleche, Gelfo, López & Reguero, 2018). No es igualmente fácil sobrevivir en todo el mundo. Hay ambientes que favorecen la multiplicación y diversidad de las especies. La naturaleza, entonces, se muestra exuberante y multicolor, otros ambientes son más pobres y menos propicios para la vida. El continente antártico es de estos últimos, a pesar que existen una variedad de seres conviviendo su densidad biológica no deja de ser baja y justifica plenamente el calificativo de desierto. Entonces, podemos hacernos diversas preguntas sobre la vida y los ecosistemas antárticos, por ejemplo ¿cuáles son los factores que limitan la vida en la Antártida? 


Para esta pregunta encontraremos varias respuestas. En este laboratorio viviente y único, la biodiversidad es amplia a pesar de ser un lugar particular por su clima, debido a su ubicación geográfica. Sabemos que el clima es muy riguroso y extremo, con sus bajas temperaturas, sus fuertes vientos con amplio poder refrigerador. Todo esto afecta también a una disminución de variadas especies de plantas, tomando como parte los factores que afectan a la poca existencia de plantas, podemos decir que una de ellas es la inexistencia de suelos. A la falta de alimento se suma, finalmente la ausencia de agua líquida en el interior del continente, esto impide que los animales existentes se alejen de las costas, lugar donde se ven la mayor cantidad de fauna Antártida. En verano, en las costas se forman pequeños y rápidos arroyos al fundirse parcialmente el hielo y la nieve, y se nutren de los organismos marinos. ¿Cuáles son los vegetales y animales que desafían estas condiciones extremas?


Para esta pregunta, existen pocas respuestas. Los fósiles vegetales encontrados en la Antártida dan cuenta de una exuberante flora que contrasta con la pobreza actual. Su rasgo distintivo lo constituye el amplio predominio de criptógamas. Dentro de ellas, los líquenes forman el grupo más difundido, por científicos de todo el mundo. Los líquenes son organismos simbióticos compuestos por algas y hongos. Son los primeros en tomar posesión de las rocas desnudas a las que van desgastando con la ayuda de secreciones ácidas. De esta manera obtienen sustancias minerales para su crecimiento. Al morir, los líquenes proveen un sustrato orgánico que puede ser aprovechado por otras plantas. Más de 450 especies de líquenes pueblan las rocas Antártidas libres de nieve y de hielo. También vamos a encontrar en la Antártida, pero menos abundante aunque más conspicuo es el grupo de las briofitas, integrado por el musgo y algunas hepáticas. En la misma nieve viven algas microscópicas que la colorean de tonos verde o rosa según la especie. Las plantas vasculares están representadas por tres especies que crecen generalmente asociadas al musgo. De ellas, dos pertenecen a la familia de las gramíneas: Poa annua y Deschampsia sp. Otras de las especies de plantas que se pueden encontrar hoy en la Antártida es el pequeño clavel antártico, de diminutas flores amarillentas. 


Con la llegada del verano a la Antártida, la nieve se derrite en algunos parajes dejando el suelo expuesto a los intensos rayos del sol. Esta especie de planta que crece allí -el clavel antártico- (Colobanthus quitensis)- desarrolló un mecanismo de defensa para contrarrestar los daños de los rayos ultravioletas, según descubrió un equipo de científicos de la Universidad de Santiago, en Chile, el grupo de moléculas que le permite a esta planta defenderse de la radiación puede utilizarse para crear un protector solar para los seres humanos. 


La flora Antártida se completa con hongos (micro y macroscópicos) y bacterias. Privada de suelos o con suelos muy pobres, la vegetación requiere la presencia de animales para su subsistencia. En efecto, son las aves las que con sus excrementos proveen las sustancias minerales que necesitan las plantas para sobrevivir. Es fácil comprobar en la Antártida que la vegetación crece cerca de los nidos pero en terrenos más bajos, hacia donde el agua y la nieve acarrean diluidas las heces de estos animales, que de esta manera son aprovechados por el musgo y la hierba. La escasa flora sólo sirve de alimento y albergue a una pequeña fauna de invertebrados, de los cuales los más grandes son insectos y ácaros. Los animales superiores utilizan el mar como fuente de alimentación, pero las aves recurren en ocasiones a la vegetación para construir sus nidos con ella. También en el ecosistema antártico conviven una variedad de faunas marina como así también terrestres, entre aves y mamíferos. 


Ahora bien, entendiendo que un ecosistema es el conjunto de todo lo que se encuentra en la naturaleza como la fauna, flora y recursos presentes en ella como agua, luz solar, montañas etc., integra lo que vive y no vive, estos factores no están aislados ya que se relacionan entre ellos para mantener el planeta. Todos los factores químico-físicos del ambiente son llamados factores abióticos (de a, "sin", y bio, "vida). Los factores abióticos son la precipitación) y temperatura; factores que varían de un lugar a otro. (Barrientos, 2016). Unifiquemos la palabra ecosistema entonces, es un nivel de organización, donde la vida está organizada en conjunto con su ambiente que lo rodea (Aldea 2021). Así como la vida se desarrolla en las costas también se desarrolla en la superficie marina (Pelagos) y en el fondo marino (Bentos), en la Antártida hay 8500 especies en el Océano Austral, destacando los niveles de endemismo más altos conocidos para los océanos (CAML). Cuando hablamos de vida en la Antártida, muchas veces vemos, decimo o nos referimos sólo a pingüinos, focas, ballenas, entre otras especies visibles y comunes que referencian a la Antártida. Muy poco se sabe sobre las especies pelágicas y las bentónicas que habitan en el ecosistema antártico. A través de los estudios científicos se ha podido identificar hasta la fecha a unas 120 especies de moluscos, 430 especies de clases gastrópodas, 130 especies de clase Bivalvias, entre otras. Pero no siempre fue así el ecosistema antártico. 


Hace 90 millones de años, cuando existían los gigantes de la tierra los dinosaurios, que habitaban la costa occidental de la Antártida, se pudo saber por medio de los resultados de los trabajos de diversos científicos del mundo, que era un lugar muy distinto del que conocemos actualmente. La temperatura media anual era de 12 °C, el lugar estaba cubierto de diversas plantas y bosques. Este es el fascinante descubrimiento que ha hecho un equipo internacional de científicos tras analizar una muestra de sedimentos del Cretácico encontrada en el mar de Amundsen en 2017. Los estudios realizados sobre la tierra pudo arrojar que el Cretácico medio fue el periodo más cálido vivido en nuestro planeta en los últimos 140 millones de años. En ese entonces, cuando los dinosaurios deambulaban a lo largo de todo el territorio, el nivel del mar era 170 veces más alto que el actual y se calcula que la temperatura del océano a la altura de los trópicos habría alcanzado los 35 °C, pero se sabe muy poco sobre cuáles eran las condiciones en los círculos polares. La biodiversidad que hoy existe en la Antártida, debemos todos apoyar desde nuestro humilde lugar a la conservación de estos recursos vivos y no vivos para continuar con el verdadero propósito del Sistema del Tratado Antártico. Conservar para la humanidad la Antártida como lugar dedicado a la Ciencia y la Paz.

Material de consulta:

Antártida: Instituto Antártico Argentino, Buenos Aires – octubre de 1992 Nª 18 Klages, J.P. et al, "Temperate rainforests near the South Pole during peak Cretaceous warmth", Nature, 1 April 2020. Cione, A. L., Santillana, S., Gouiric-Cavalli, S., Hospitaleche, C. A., Gelfo, J. N., López, G. M., & Reguero, M. (2018). Before and after the K/Pg extinction in West Antarctica: new marine fish records from Marambio (Seymour) Island. Cretaceous Research, 85, 250-265. www.curadas.com/2020/04/03/antartida-cubierta-de-bosques/

 

El autor: Gustavo Adolfo Lezcano

Fue integrante de la Armada Argentina  y docente en la Base Antártida Esperanza.

Fue Técnico de Campo en Base Marambio, Antártida Argentina), Dirección Nacional del Antártico, Instituto Antártico Argentino.

Asimismo, fue Subsecretario de Gestión Antártida y Secretario de Estado de Asuntos Relativos a Antártida, Islas Malvinas y del Atlántico Sur y Sus Espacios Marinos Circundantes, de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Becario de la OEA. Curso en línea de Alimentación y nutrición 2005 (Técnico de Campo Glaciología)

Es Profesor Para la Enseñanza Básica I y II ciclo EGB y Diplomado en Gestión Pública de Gobierno – Universidad Austral

Diplomado en Asuntos Antárticos de la Universidad de Magallanes Chile

Título Honorífico: Expedicionario del Desierto Blanco, expedido por el Honorable Congreso de la Nación Ley 25433

Diploma de Honor por la labor docente en la Escuela Provincial Nº 38 “Presidente Roca”, Base Esperanza, Año 2008.

Diploma de Honor por la dedicación docente en la Escuela Provincial Nº 38 “Presidente Roca” – Base Esperanza- Año 2008.

Distinción de la Gobernadora de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur: Diploma de Honor por la labor docente en la Escuela Provincial N° 38 “Presidente Julio Argentino Roca” Base Esperanza Antártida Argentina (Actual Escuela “PRESIDENTE RAÚL RICARDO ALFONSÍN).

Expositor en diversos seminarios y conferencias, relacionados con la Antártida.

Director del Capitulo “Derecho Antártico y Gestión Polar” de la Revista de la Asociación Ibero Americana de Derecho Cultura y Ambiente.

Autor del Proyecto Reconstrucción de la Escuela Nº38 de la Antártida. Aprobado y ejecutado un año después.

Contacto:

IG: @hablemos_de_antártida @gus_antartico

       gusantatártico@gmail.com



swiss replica watches
replica watches
fake watches
replica watches
uk replica watches
rolex replica