Facebook


Arquitectura Sustentable, una forma de habitar nuestra “casa común”
2020-07-23

Arq. Guillermo Durán, experto de Habitar Sustentable, se refirió a las estrategias sostenibles que se pueden adoptar en el plano de la construcción



“El diseño arquitectónico contempla estrategias que cuidan el ambiente. Estas estrategias están vinculadas a la obra, pero también a los procesos de construcción, que es donde se genera la mayor contaminación de forma concentrada”, detalla el arquitecto Guillermo Durán, de la organización Habitar Sustentable, a la hora de profundizar los objetivos de la arquitectura sustentable. 


Dado su expertise, Durán se enfoca en el potencial que tenemos para poder vivir en armonía con la naturaleza. “Esta idea siempre me interesó: entender que el ambiente es nuestro hogar en común y que podemos vivir mejor, valorando la naturaleza y a nosotros mismos, que, por supuesto, también somos parte del ambiente”, detalla, al tiempo que describe que en el mundo se utiliza casi el 50% de la energía para la construcción, mantenimiento y climatización de edificios. 



Hogares bioambientales


“Existen distintas estrategias y su eficiencia depende del clima, el uso del edificio o el cliente. En general, las propuestas de sustentabilidad que funcionan  mejor en la arquitectura están vinculadas a la eficiencia y a la reducción de los consumos de energía, agua y residuos, más que a encontrar alternativas para producir energía limpia y reciclar agua o los mismos residuos”, sostiene. Por otro lado, detalla, “el diseño bioambiental de las volumetrías edilicias es fundamental para cuidar las orientaciones, promover la incidencia solar en los meses fríos y la protección de esta misma radiación en los climas cálidos. Asimismo, la envolvente o la materialidad de los edificios son elecciones que nos ayudan a tener aislación térmica o contar con materiales coherentes con las necesidades de climatización de la construcción”.


Para Durán, además de esas alternativas, existe la posibilidad de usar agua de lluvia en muchos sectores y apostar a la eficiencia en la iluminación y a la automatización de los sistemas. “Por supuesto, calentar agua con el sol es la energía renovable más rendidora y de mayor amortización en las construcciones. En algunas industrias, encontramos a la energía fotovoltaica como una solución a los altos consumos de energía y, también, para reducir la potencia eléctrica contratada”, agrega. 


Para el experto, el primer beneficio de la sustentabilidad es la calidad de las construcciones, ya que las viviendas que apuestan a la sostenibilidad generan espacios más agradables y de mayor confort, más allá del ahorro que pueden generar en servicios como luz, gas y agua. 


“Nuestro refugio y, por consecuencia, nuestra propia incidencia en el planeta debe ser lo más coherente posible con las necesidades del contexto. En la sustentabilidad ganamos todos”, concluye Durán, al tiempo que rescata el rol de la concientización de la sociedad para poder traccionar transformaciones más profundas.