Facebook


El impacto de la pandemia en los hogares
2020-07-07

El aislamiento social, preventivo y obligatorio modificó la rutina de las familias.



Según un estudio de UNICEF, el 81% de los hogares en donde viven niños, niñas y adolescentes está en contacto con el sistema educativo y recibe tareas para realizar en las casas. 


Días atrás, UNICEF presentó un informe sectorial de educación que formó parte de la “Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes”, en el que se dio a conocer que en 8 de cada 10 hogares los más chicos estudian, reciben tareas y están en contacto con la escuela, pero que sólo un 25% señala que recibe contacto de las instituciones educativas para monitorear su situación. En ese contexto, el informe evidencia que, en casi 7 de cada 10 familias, son las madres las que más apoyan a sus hijos e hijas para realizar los deberes escolares. 


Es por eso que, ante esta situación -a la que se suman las tareas relativas al teletrabajo por parte de los adultos del hogar- las rutinas y las relaciones de las familias se han visto modificadas. 



Los vínculos, la base del sostén individual


El médico psiquiatra y psicólogo social que integró el equipo de salud mental y catástrofes de las Fuerzas Armadas, doctor Enrique Stein, reflexionó sobre la pandemia y su impacto psicosocial ante la Universidad del Comahue. Stein indicó que la principal alteración que observa se da en los vínculos familiares, profesionales y sociales. “Me parece que esta pandemia, como otros desastres, impacta en primer lugar, en los grupos construidos previamente al evento traumático disruptivo”, explicó. Además, como primera respuesta, sugirió buscar reconstruir lo más rápido posible las relaciones dañadas por esta emergencia, porque “son estos vínculos -los grupos de pertenencia- los que sostienen a los individuos”. En ese sentido, destacó las herramientas virtuales que permiten los encuentros.


Otro de los aspectos que el especialista recomendó es tratar de explorar los factores resilientes que puedan recordar los modos en que se pudo salir de todas aquellas crisis ya superadas. También, invitó a “poder tomar nota de los vínculos que se han modificado y las conductas positivas que uno pudo adquirir durante la cuarentena”.