Facebook


El desafío de las plagas del cambio climático en el año Internacional de la Sanidad Vegetal
2020-05-09

Los vegetales son la base fundamental de la vida en la tierra: nos proporcionan el 80% de los alimentos y producen el 98% del oxígeno.



De acuerdo a las cifras publicadas por Naciones Unidas (ONU), el 40% de los cultivos alimentarios mundiales se pierden cada año a causa de plagas y enfermedades vegetales debido al cambio climático. En consecuencia, las comunidades rurales ven alteradas sus rutinas y parte de la población pasa hambre. Todos los alimentos que consumimos provienen de las plantas, ya sea que estos sean frescos, como una manzana u otras frutas; o procesados, como son el trigo, el maíz, el arroz; así como la base primaria de alimentación de la proteína animal que consumimos en huevos o carne vacuna, porcina y aviar. 


 En ese contexto, plantea la ONU, el cambio climático ha entrado a jugar un gran papel en esta problemática: la diferencia de temperaturas, la humedad y los gases de la atmósfera modifican el crecimiento y la capacidad con que se generan las plantas, los hongos, y los insectos, alterando la interacción entre las plagas, sus enemigos naturales y sus huéspedes, lo que, a su vez, exacerba las pérdidas de los cultivos y se convierte en una amenaza para la seguridad alimentaria.


Además de proporcionarnos alimentos y oxígeno, las plantas son también la materia prima del 40% de las medicinas que utilizamos en todos los sistemas de salud. Éstas, además, nos proveen de material de construcción, combustible y fibras para nuestra vestimenta.


Es importante señalar que el cambio climático y las actividades humanas alteran los ecosistemas, creando condiciones prósperas para el avance de las plagas. Y, en definitiva, protegiendo a las plantas, podemos ayudar a erradicar el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente e impulsar el desarrollo económico.