Facebook


Coronavirus: la mitad de la población estudiantil del mundo no asiste a la escuela
2020-04-24

Las propuestas de la UNESCO para hacer frente a esta problemática derivada de la pandemia.



Las propuestas de la UNESCO para hacer frente a esta problemática derivada de la pandemia.

(Fuente: UNESCO)


Ante el cierre de los establecimientos escolares provocado por el avance del Coronavirus alrededor del mundo, la UNESCO creó un grupo de trabajo para asesorar a los gobiernos que buscan propuestas que van desde clases virtuales a través de internet, hasta aquellas programadas en los canales de televisión o radio para brindar contenidos a los alumnos.


Desde el organismo informan que llevan adelante reuniones virtuales periódicas con los ministros de Educación de todo el mundo para “compartir experiencias y evaluar las necesidades prioritarias”. En ese sentido, vale la pena mencionar la Coalición Mundial para la Educación COVID-19, que reúne a asociados multilaterales y al sector privado, entre ellos Microsoft y GSMA, para ayudar a los países a desplegar sistemas de aprendizaje a distancia.


Desde la UNESCO publicaron una breve lista de impactos que provoca el cierre de las escuelas con el objetivo de ayudar a los países a prever y mitigar los problemas. A continuación, un listado con algunas de las problemáticas difundidas por el Organismo:


- La interrupción del aprendizaje: los sectores menos favorecidos suelen tener menos oportunidades educativas fuera de la escuela.


- La nutrición: muchos alumnos cuentan con las comidas que se les proporcionan en las escuelas para alimentarse.


- Protección: las escuelas ofrecen ámbitos seguros a muchos niños y jóvenes.


- Los padres no están preparados para la educación a distancia y en el hogar: esto es especialmente cierto para los padres con educación y recursos limitados.


- Acceso desigual a los portales de aprendizaje digital: la falta de acceso a la tecnología o a una buena conexión a Internet es un obstáculo para el aprendizaje.


- Lagunas en el cuidado de los niños: los padres que deben asistir a sus trabajos suelen dejar a sus hijos solos cuando las escuelas cierran.


- Altos costos económicos: los padres que trabajan tienen más probabilidades de faltar al trabajo cuando las escuelas cierran para cuidar de sus hijos, lo cual se traduce en una pérdida de salario.