Facebook


La salud mental en tiempos de pandemia y cuarentena
2020-03-19

Una experta en el área se refirió al impacto psicosocial de la crisis sanitaria provocada por el Covid 19.



Una experta en el área se refirió al impacto psicosocial de la crisis sanitaria provocada por el Covid 19 (coronavirus). Miedo, enojo, estrés, y ansiedad, algunos de los efectos que se pueden mitigar con estrategias aplicables a nuestra rutina.

Por: Patricia Fernández Mainardi


“El impacto se determina por las características de personalidad -por cómo cada uno enfrenta la situación-, por el entorno y las circunstancias en que les toca vivir la pandemia, por los problemas preexistentes y aquellos que surgen por la llegada del virus, y, finalmente, por el tipo de respuesta que se da”, explica la licenciada en Psicología y especialista en apoyo psicosocial en emergencias, Cecilia Salas Gatti. Ella, además, es docente, directora de “Empoderarte” –una consultora de bienestar integral- y profesional externo de salud mental de la Unidad de Manejo de Estrés por Incidentes Críticos de Naciones Unidas.


Salas Gatti describe que el impacto psicosocial de las emergencias está determinado por tres factores que interactúan entre sí: la naturaleza del evento, que en este caso es la pandemia provocada por el Coronavirus; el entorno y las circunstancias en las que se presenta, tanto a nivel social como individual; las características de personalidad que cada individuo tiene y las estrategias que pone en marcha esa persona para sobrellevar la situación. En ese sentido, la experta subraya que es muy difícil determinar el impacto psicológico que va a dejar esta pandemia en cada persona porque dependerá del nivel de subjetividad con el que cada uno viva la situación. Además de los tres factores, Salas Gatti describe que en las situaciones de emergencia existen tres problemas que empiezan a interactuar en un mismo momento: los preexistentes, los producidos por la misma emergencia, y, finalmente, aquellos que los equipos de respuesta muchas veces pueden generar.


Los sentimientos y la pandemia


“En las poblaciones afectadas existe la necesidad de seguridad consigo mismo y con el entorno. Además, existe la necesidad de comunicarse, de poder expresar sentimientos y necesidades qué es lo que les provoca a nivel emocional. También, en estas situaciones, se ve la necesidad de realizarse, de mantener actividades lúdicas en chicos y en adultos”, sostiene Salas Gatti, al tiempo que agrega que una estrategia para mitigar estos efectos que se producen en el plano emocional es entender los sentimientos que produce una pandemia: el miedo, la ansiedad, la preocupación, el enojo, la ira, y la sensación de pérdida y separación. “Ante cada una de estas emociones podemos encontrar respuestas más adaptativas, como es el hecho de reconocer el miedo como reacción normal a las amenazas de seguridad que las personas perciben de sus compañeros y seres queridos. Para manejar el miedo es preciso controlar la información, minimizar los rumores, tener cuidado en el manejo de redes sociales, y elegir fuentes de información confiable que nos permitan manejar una misma dirección de información”, subraya la psicóloga y docente.


Para ella, la ansiedad y la preocupación pueden aparecer relacionadas con cuestiones específicas como la seguridad en la economía o en la salud. Sin embargo, explica, estas dos emociones también pueden surgir de manera inespecífica y tienen que ver con la falta de control que los sujetos percibimos. “Las respuestas útiles ante la ansiedad y preocupación tienen que ver con fomentar la participación activa, con utilizar estrategias, con fomentar hábitos de vida saludable, y establecer rutinas para eliminar la preocupación excesiva”, sugiere.


Por otro lado, el enojo y la ira son respuestas normales que aparecen como una manera de manifestar la impotencia y la sensación de estar frente a una situación que escapa a nuestro control. Como explica Salas Gatti, los recursos útiles que se pueden utilizar tienen que ver con redirigir o canalizar emociones fuertes hacia  actividades productivas que promuevan cohesión grupal, como, por ejemplo, preguntarnos qué podemos hacer todos juntos para ayudarnos unos a otros estando en un mismo espacio”.


“El estrés es una respuesta normal adaptativa que se dispara en el cuerpo para enfrentar una situación cuando el sujeto percibe una amenaza y presenta dos tipos de respuestas: la lucha y la huida”, describe la especialista. Para ella, si el estrés perdura en el tiempo, sin que la persona encuentre estrategias de afrontamiento positivas y formas de hacerle frente, empezará a tener consecuencias a nivel psíquico y físico, sin importar el disparador.


12 consejos de la especialista para llevar adelante la cuarentena


1. Establecer una rutina que incluya a todos los miembros de la familia.


2. Dentro de la casa: sacarse el pijama, vestirse y bañarse en los horarios habituales de nuestra jornada diaria anterior a la cuarentena.


3. Seleccionar un espacio para trabajar, modificando el espacio físico si es necesario. “La familia entenderá que cuando se encuentren allí estarán ocupados con tareas laborales”.


4. Realizar actividad física con tutoriales de Youtube.


5. Poner música y bailar, “es necesario mantener el cuerpo activo”.


6. Definir tiempos de esparcimiento y juego con los niños.


7. Mantener hábitos de vida saludables, como una buena alimentación.


8. Controlar el exceso de tabaco, sustancias y alcohol para aquellos que los consumen.


9. Marcar ritmos y horarios para las actividades mencionadas.


10. Encontrar espacio para expresar las emociones y pedir ayuda si sentimos que nos está afectando.


11. Evitar la exposición de los más pequeños con canales de información. En determinadas edades, los niños creen que las cosas ocurren muchas veces porque lo han visto de manera continua en los noticieros.

12. Generar encuentros familiares a través de la tecnología y, siempre, poner el foco en todos los aspectos positivos.