Facebook


Qué tomamos cuando bebemos agua
2020-02-05

¿Es apta para consumo humano el agua que bebemos? La doctora Ana Torlaschi, se refirió a los parámetros que debe cumplir este elemento



¿Es apta para consumo humano el agua que bebemos? La doctora Ana Torlaschi, integrante del Área de Infectología del Hospital Ramos Mejía y presidenta del Comité de Salud y Ambiente de la Asociación Médica Argentina, se refirió a los parámetros que debe cumplir este elemento clave para los seres vivos.

“Cólera, fiebre tifoidea, parasitosis, hepatitis o diarreas son algunas de las enfermedades que serían muy fáciles de prevenir con solo proporcionar acceso al agua potable”, explica la doctora Ana Torlaschi.

A nivel global, según las cifras de Naciones Unidas, casi 900.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable, 2600 millones carecen de saneamiento básico y cerca de 1,5 millones de niños menores de cinco años mueren anualmente por enfermedades relacionadas con estas carencias.


Agua propia


El agua que consumimos proviene de acuíferos, ríos o lagos y, hasta llegar a ser adecuada para el consumo, debe atravesar una serie de procedimientos que incluyen coagulación, decantación, cloración y alcalinización, entre otros. El Código Alimentario Argentino (CAA) define al agua potable de uso domiciliario como el agua proveniente de un suministro público, de un pozo o de otra fuente, ubicada en los reservorios o depósitos domiciliarios, que debe presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente, y debe cumplir con ciertas características físicas, químicas y microbiológicas estipuladas.

Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) es la empresa que brinda los servicios de agua potable y saneamiento al Área Metropolitana de Buenos Aires, que compone el territorio porteño y de los 26 partidos del primer cordón de la provincia de Buenos Aires. La doctora Torlaschi manifiesta que el agua es recolectada del Río de la Plata y del Acuífero Puelche, desde donde se la conduce a tres plantas potabilizadoras ubicadas en Quilmes, Palermo y Luján y a 16 plantas de tratamiento de agua subterránea.

Según información publicada por la misma empresa, AySA libera de dichas plantas aproximadamente 500 litros por habitante por día, lo que equivale a cerca de cinco millones de metros cúbicos de agua diarios. A lo largo de este proceso, afirma, “esta empresa pública realiza diversos controles –desde el ingreso del agua al sistema, a mitad de la potabilización y a la salida del sistema– en su laboratorio central; y a través de estos controles se analiza la presencia de bacterias, sustancias orgánicas, inorgánicas, el color, el sabor, el olor y la transparencia del agua”.

Si bien se trata de un procedimiento completo, los controles no se agotan allí, ya que estos resultados son supervisados, a su vez, por el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS): “Este utiliza una herramienta de gestión que sirve para comparar indicadores en diferentes lugares del mundo –Brasil, Chile y Uruguay, entre otros– que permiten evaluar la posición de la empresa nacional. Este análisis, que se realiza anualmente, determinó en su último informe, publicado en 2017, que la calidad del agua está dentro de la normativa vigente y por encima de la media de otros países.

“Entre los datos más relevantes de este informe, podemos destacar que la población conectada al agua potable en su radio de cobertura es del 83% y, entre otros elementos, el agua que entrega está ciento por ciento libre de arsénico”, explica la doctora Torlaschi. Para esta especialista, es absurdo consumir agua envasada en ciudades donde existe agua de red segura, pues las empresas que comercializan agua embotellada “no producen agua, sino botellas de plástico que contaminan”.


Las cifras “no potables” de la ONU


900.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable

2600 millones de personas carecen de saneamiento básico

1,5 millones de niños menores de cinco años mueren anualmente por enfermedades relacionadas con carencias de agua potable