Facebook


El Polo Norte se derrite
2019-12-25

Papá Noel, ¿el futuro refugiado?



Los esfuerzos asumidos por los Estados en el marco del Acuerdo de París no alcanzan para evitar el derretimiento del Ártico. El hielo boreal se derrite a una velocidad alarmante y sus consecuencias representan una grave amenaza al planeta.


Tres cuartas partes de la capa de hielo flotante del Ártico han desaparecido en los últimos 30 años. De acuerdo a Greenpeace, esta problemática no solo impacta en la biodiversidad de la zona, sino que también afecta los medios de vida y acarreará importantes aumentos de la temperatura en diversas partes del planeta.


¿Por qué es tan importante cuidar el Polo Norte? Los expertos explican que éste representa un “congelador” global. Los hielos del Ártico reflejan el calor solar hacia el espacio y, de esa manera, equilibran las temperaturas del planeta.


Eso funcionó perfectamente durante casi 800.000 años, en los cuales el hielo fue parte permanente del paisaje ártico. Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la subida de la temperatura global está provocando la pérdida del 40 por ciento del permafrost, la capa de hielo congelada del Polo. El problema radica en que durante todos esos miles de años, este hielo ha acumulado grandes reservas de carbono orgánico que, ante el derretimiento polar, se liberan a la atmósfera.


Medidas urgentes para salvar el planeta


En la Conferencia de París sobre el Clima (COP21), celebrada en diciembre de 2015, 195 países firmaron el primer acuerdo vinculante mundial sobre el clima. Para evitar el aumento del cambio climático, establecieron objetivos para limitar el calentamiento global por debado de 2 ºC. De acuerdo a los expertos, las medidas deberían ser más exigentes.


Durante la Jornada Final Abierta de la Diplomatura en Seguridad Humana para el Desarrollo Sostenible, Belén Zermatten y Patricio Fernández Funes, de PWC Argentina, se enfocaron en la transición hacia economías bajas en carbono, un aspecto clave para cumplir con los objetivos del Acuerdo.


Ambos profesionales explicaron que en el año 2018 hubo un crecimiento del 3,7% del PBI a nivel mundial. ¿Qué impacto tuvo este crecimiento en el clima? Zermatten  explicó que eso se tradujo en un aumento del 2,9% en el consumo de energía a nivel mundial. Ese porcentaje fue sustentado en un 69% por combustibles fósiles. En consecuencia, las emisiones de dióxido de carbono crecieron en un 2% a nivel global.


En esta oportunidad, Zermatten aclaró que las economías renovables tienen un impacto cada vez mayor, aunque aún es bajo. “Según el Acuerdo de París, el promedio de reducción de emisiones que se necesita a nivel global para cumplir con las metas que pusieron cada una de las naciones que adhieren es de un 3%. De acuerdo a los últimos resultados, se ha logrado una reducción 1,6%, lo cual está bastante por debajo del compromiso. Eso es algo que nos tiene que hacer ruido a todos”, subrayó.