Defensa Argentina
2019-09-14

"A nivel global, la competencia entre las grandes potencias se plantea como un desafío a la hora de buscar zonas de influencia. La dinámica se da, mayormente, en escenarios como el mar, la cibernética, los espacios aéreos y espaciales", afirmó Bari del Valle Sosa, jefe del Estado Mayor Conjunto, en el marco del seminario internacional "Tendencias para la Defensa del siglo XXI".


En lo que respecta a la defensa argentina en este nuevo contexto, Sosa argumentó con determinación: "Tenemos que contar con un músculo disuasivo y con capacidad de alerta estratégica. Aún persiste el conflicto entre Estados, pero debemos sumar a eso los efectos del cambio climático, las migraciones masivas, la expansión del delito transnacional y los extremismos políticos y religiosos, que operan como sinergias negativas que multiplican la conflictividad".


El encuentro tuvo lugar en la Escuela de Guerra Conjunta de las Fuerzas Armadas y contó, además, con la presencia del analista Rosendo Fraga, el periodista Jorge Castro y autoridades militares de las FF. AA. de Sudáfrica, Rusia, Alemania y Perú. Los distintos escenarios bélicos y nuevos sistemas de armas que desafiarán a las Fuerzas Armadas fueron otros de los tópicos que se abordaron.


El hecho de que Argentina sea el octavo país del mundo en superficie territorial y quinto en superficie litoral, según cifras aportadas por la Fundación Criteria, obliga al país a analizar potenciales escenarios de conflicto por sus recursos. Cabe destacar que el país solo invierte el 0,9 por ciento de su PBI en defensa, mientras que otros países de la región, como Brasil, Chile y Bolivia, destinan entre el 1,4 y 1,9 por ciento.


Según el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, es fundamental seguir pensando la reconversión de las fuerzas. "La Directiva de Política de Defensa Nacional de 2018 esboza algunas de las tendencias globales. Algunas de las más relevantes son la conducta de los Estados con la renovada competencia estratégica, el rol de las tecnologías emergentes y la complejidad social y ambiental del conflicto futuro", sostuvo y advirtió que los recursos estratégicos son un foco inevitable de atención.


"Para países como el nuestro, moverse en este escenario implicará nuevos desafíos y mayores niveles de alerta. Cuestiones como el acceso a los recursos naturales, la protección de las instalaciones estratégicas y de las rutas marítimas pueden verse afectadas por esta competencia", explicó Sosa y, además, agregó que existen nuevas e innovadoras formas de persuasión y coerción que tienen como objetivo "incidir sobre la sociedad del enemigo, generando divisiones para debilitarlo desde dentro".


Los conflictos por la escasez de alimentos y recursos naturales, sumados al aumento acelerado de la población mundial, representan tendencias globales que pueden incidir en los sistemas de defensa y provocar un fuerte impacto. Según los especialistas, los escenarios de conflicto se presentarán en un entorno socioambiental complejo debido a los profundos cambios de las comunidades a nivel mundial.


En lo estrictamente relacionado con el presente de las Fuerzas Armadas locales, Bari Sosa confesó que estas se encuentran en una situación desfavorable frente a potenciales agresiones de origen externo e insistió en la idea del fortalecimiento con medios que permitan anticipar y prevenir cualquier tipo de riesgo. "Es imperativo cambiar el foco desde el que concebimos el instrumento militar e innovar en esta materia", afirmó.

Actualmente, la milicia argentina aún debate sobre los procesos de cambio integrales a los que debiera, o no, someterse, que incluyen temas como la doctrina, el adiestramiento y las formas de empleo, entre tantos otros. Sin embargo, los nuevos escenarios (entre los que se cuentan la ciberdefensa y la generación de nuevos medios) obligan a tomar medidas en forma inmediata para los especialistas en la materia.


Respecto de los escenarios del futuro, el titular del Estado Mayor Conjunto fue categórico: "La superioridad tecnológica es, y seguirá siendo, uno de los instrumentos más importantes del entorno operativo. No podemos continuar siendo asimétricos en este tema y hay que mantener expertos en defensa con las habilidades adecuadas. En este sentido, debemos darles prioridad a la simulación, a los vehículos no tripulados, a la robótica, a los nanosatélites, a los sensores, al software y a las plataformas militares".


La perspectiva de otros países

Durante el seminario, el capitán del Ejército de Sudáfrica Doric D. Swart hizo hincapié en el equilibrio a la hora de dar prioridad a los intereses y a los medios en materia de defensa. Además, sostuvo que el presupuesto en el área debería ser acorde a la complejidad de las operaciones a las que se enfrentarán las Fuerzas Armadas.


Otra de las personas que expresó su visión fue el coronel Marsel Abdullin, miembro de la Fuerza Aérea rusa, quien habló de un concepto más amplio de amenaza militar. En consonancia, explicó que, en su país, las Fuerzas Armadas actúan también en defensa de los intereses nacionales definidos por el Poder Ejecutivo. Además, recalcó sobre la importancia de apostar a todo lo referido a sistemas regionales de seguridad.


Durante su exposición, Abdullin también rescató la importancia y notoriedad que adquirieron los "Juegos Internacionales del Ejército", una suerte de olimpiadas militares que cuentan con la presencia de las Fuerzas Armadas de otros Estados que les permiten a las diferentes organizaciones conocer e intercambiar visiones sobre distintas problemáticas.


En representación del Ejército de Alemania, el coronel Frank De Waele también expuso sus ideas e hizo hincapié en los desafíos del futuro, como las fake news, la defensa de las fronteras y la capacidad de evitar los ataques de las líneas comerciales de transporte.


Por su parte, el coronel Roberto Melgar, enviado por parte de Perú, se refirió a las "amenazas transnacionales" como "una realidad concreta que lleva a repensar el uso de las Fuerzas Armadas frente a los nuevos peligros". Melgar puso como ejemplo algunos de los conflictos que azotan a su país (drogas, terrorismo, minería ilegal y lavado de activos, entre otros) y destacó la existencia de un marco legal que delimita la intervención de las distintas FF. AA., de acuerdo a las zonas más afectadas.


Los conflictos del futuro


Durante el seminario, Jorge Castro se refirió a la defensa como "el instrumento fundamental para defender la soberanía" y analizó la relación entre China y Estados Unidos, debido a que, para él, son las dos potencias que "manejan el 60 por ciento de lo esencial para la nueva revolución industrial". El periodista resaltó como dato clave que, en los dos últimos años, Estados Unidos retomó el liderazgo mundial que había perdido luego de la crisis del año 2008.


Para finalizar, el referente en defensa Rosendo Fraga explicó que se evidencia una carrera por el Ártico que, si bien en el presente es un punto de conflicto en una parte del mundo, invita a reflexionar a los responsables de la seguridad nacional sobre los territorios no ocupados como un potencial conflicto en el futuro. Según Fraga, debido a esto, cobrarán importancia lugares tales como la Antártida, los océanos y el espacio.